Mario Corona

Av. Palmas #151, Ciudad de México
Tels. 5683-4969 / 6308-7337 / 044 55 3265-6039
  • Página Web
  • Galería
  • Twitter
  • Facebook

El vitral actual

Aunque algunos autores consideran que el vitral moderno nace con la introducción de la abstracción en sus composiciones, de hecho su historia comienza cuando de nuevo se integran en la arquitectura, cuando redescubre su funcionalidad.

A partir de mediados de la década de los 40 empiezan a construirse regularmente iglesias modernas. El elemento principal en la decoración de estas iglesias lo constituirá el vitral. Montado con cemento cuando se precise el vitral-muro, o a la inversa, aligerando los muros con el emplomado, siempre en función de la construcción del espacio interior.

En 1950 el padre Coutirier, monje benedictino que en su juventud realizó vidrieras colaborando con los “Ateliers de l’Art Sacré”, congregó en Assy a Rouault, Léger, Bazaine, Braque, Bonard y Chagall, para que incorporaran el arte al arte sacro. El resultado inmediato fue el fracaso; cada artista se expresó en su estilo y el templo se convirtió en un museo de arte, pero esta experiencia posibilitó obras tan interesantes como la de A. Manessier en Breseux, la de Ba- zaine en Villeparisis o la de Matisse en Vence.

En 1953-1954, Fernand Léger sorprende con sus vitrales de cemento de la iglesia de Courfaivre, en los que sobrepone figuración-no-figuración. Las líneas del cemento no determinan el dibujo, sino sólo los campos de color, por encima del cual traza símbolos en un lenguaje muy directo y popular. En nombre del purismo puede discutirse si esto es realmente un vitral o sólo una pintura sobre vidrio, pero su contribución es importante y se relaciona en cierto modo con la obra de Chagall, tan diferente en cuanto a técnicas y estilo.

Los vitrales de Chagall realizados con la colaboración de Charles Marq en el taller de Jacques Simón en Reims, los de la catedral de Metz, construidos entre 1959 y 1963, los más conocidos de la Sinagoga de Jerusalén, entre 1960 y 1961, el de la ONU, bajo el lema de la paz, dedicado a Dag Hammarskjóld e inaugurado en 1964, y, finalmente, los de la iglesia de Fraumünster de Zürich se caracterizan por esta disociación entre el fondo y las figuras. Estas están trazadas con plomo remarcado con grisallas sobre campos de color trabajados con amarillo plata en vidrios de color masa y especialmente plaqués tratados con ácido, a fin de conseguir la máxima luminosidad del color por contraste con el blanco. La superficie total del vitral está patinada por grisallas que a la vez modelan las figuras. El resultado es impresionante por su fuerza cromática y los juegos de luz que consigue.

Ronchamp es otro de los hitos en la historia del vitral, al igual que en la arquitectura. La iglesia fue construida entre 1950 y 1955 y la novedad de los vitrales de Le Corbusier radica no tanto en la técnica como en haber logrado convertirlos en pieza no sólo arquitectónica sino también escultural; no sólo construyen el espacio interior, sino que sirven de puente al exterior, al colocar en algunos de los huecos intencionadamente tan sólo cristal transparente.

En Inglaterra la construcción de la nueva catedral de Coventry consigue uno de los mayores conjuntos de vitral moderno. Tanto en el baptisterio, con su gran ventanal formado por ciento noventa y ocho paneles, como en los diez ventanales de 21 m de la nave central, que se van descubriendo conforme se acerca al altar, se ha logrado una extraordinaria vibración del color. Fueron proyectados por John Piper y rea- , lizados en 1955 por Patrick Reyntiens. A la colaboración de ambos se deben las mejores muestras de los actuales vitrales ingleses.

En Alemania, el período de reconstrucción de la posguerra, con una arquitectura ligada a las conquistas tecnológicas, ofrece un amplio campo al vitral emplomado o con cemento, que en unos casos se integra en el contexto arquitectónico y en otros se convierte en un elemento puramente efectista. Son muy interesantes los de Dominikus Bóhm en Santa María de Kóln (1953), en los que destacan unos simples motivos litúrgicos muy esquematizados y de colores muy vivos, sobre un fondo muy suave en blancos y sienas entremezclando vidrios antiguos con diversos impresos. También son interesantes los realizados en 1951 por Walter Benner y Antón Wendling para el coro de la iglesia de Aachen, que con un diseño totalmente actual consiguen una perspectiva de vitrales medievales por sus tonalidades y composición.

En España, después de la posguerra, encontramos la primera obra importante del vitral en el convento de los dominicos de Valladolid, de Fisac, en 1954, obra figurativa de inspiración francesa al modo de Jacques Le Chevalier, que tanto influyó en los vitra- listas de la Península en la década de los 50.

También de esta época son los interesantísimos vitrales que diseñó Ramón Rogent, que fueron ejecutados en el taller de José M.a Bonet para la iglesia parroquial de Molins de Rey, para la de Rubí, así como para la capilla de La Ventosilla en Aranda de Duero. También hay que destacar la obra de Muñoz de Pablos, formado en la Escuela Superior de Bellas Artes de Madrid, y al que se deben los vitrales de la iglesia de San Vicente de Paúl en Maracaibo (Venezuela) y la realización de grandes vitrales para el Alcázar de Segovia y la catedral de Vitoria.

Los ..vitrales actuales se caracterizan en gfeneral por prescindir de los temas figurativos, suprimir o reducir al mínimo en los emplomados el empleo de grisallas y esmaltes, usando sólo las calidades del vidrio antiguo y diferentes anchos de plomo. Incorporan el juego con las diferentes texturas de los vidrios impresos a fin de conseguir la máxima vibración de la luz sobre el vitral; introducen en la montura nuevos elementos, plancha de plomo, hierro forjado, cobre. Así mismo, se utilizan como elemento matizador y controlador de la luz, y los vitralistas logran, imprimiéndoles su estilo personal, que la luz sea la misma materia del vitral y no su representación

 

Posted on 03 Aug 2017 by Mario Corona


Opina

Name: Remember me
E-mail: (optional)
Smile:smile wink wassat tongue laughing sad angry crying 
Captcha
CAPTCHA, click to refresh
Contacto: mariofcorona@hotmail.com

Somos un taller artesanal con una gran tradición artística, desde su fundación en 1942 por el Prof. Ramón Corona Apicella, quien inventó el vidrio de burbuja y fundó el Taller de Vitrales del Instituto Nacional de Bellas Artes, que fue el primero en impartir clases y formar técnicos profesionales para la fabricación de vitrales en México. Hemos sido mencionados recientemente en la enciclopedia más grande de internet, mire Vitral en Wikipedia

Ir a Galería