Los vitrales y el Art Noveau @ 23 Sep 2017

El vidrio y la cerámica del Art Nouveau estuvieron estrechamente vinculados tanto en estilo como en técnica y se produjo gran parte de material con ambos. Con estas técnicas las innovaciones que proporcionaba el Art Nouveau aumentaban la variedad de color y las posibilidades de una decoración desahogada, así como un cambio de la forma real de la pieza. Para los artesanos del Art Nouveau, el vidrio y la arcilla fueron, a su manera, tan moldeables y tratables como el metal, y los contornos fluidos de este estilo podían ser igualmente expresados. 

El Art Nouveau se desarrolló a finales de la década de 1880, y fue la década posterior su momento de máxima creatividad. Alrededor de 1905, había declinado al convertirse en un ingrediente diluido del diseño comercial, y pronto fue reemplazado por un movimiento estético que estaba más en consonancia con el nuevo siglo.

El siglo XIX había visto enormes cambios tanto en la sociedad europea como en la americana con la expansión de la industralización, dando como resultado la gran riqueza concentrada principalmente en las nuevas ciudades industriales y comerciales. Los métodos de producción en masa en las fábricas no sólo produjeron una amplia variedad de bienes, más disponibles que nunca, sino que también crearon una nueva clase de trabajadores. Al mismo tiempo, los principales avances en la tecnología (como el ferrocarril, el barco de vapor o el telégrafo) facilitaban los problemas de comunicación.

El mundo había cambiado, y sin embargo parecía como si no hubiera cambios correspondientes en los estilos empleados para dar forma a su apariencia. En el diseño de los objetos de cada día, al igual que en el diseño de los edificios, la nueva era estaba simplemente reavivando los viejos estilos: clásico, gótico, renacimiento, barroco o rococó. Mientras la tecnología avanzaba, la cali-dad de los diseños tendía a estancarse o incluso a ir en retroceso. 

Fuente: Estilos del Arte, Art Noveau Cristal y Cerámica 1999 Quantum Books Ltd.